Make your own free website on Tripod.com

UN ESCRITO INÉDITO DE AQUELLOS DÍAS DE 1814


En uno de esos numerosos legajos que aun quedan en los anaqueles de los archivos nacionales, hemos hallado este escrito que fue elaborado en la emigración británica a que fue sometido su autor, después de haber procurado el regreso del felón rey Fernando VII.

En aquellos días

"Aunque los designios de Fernando 7º fueron bien conocidos desde el momento de su llegada a España y aunque toda persona inteligente creyó que las Cortes, serían disueltas y que los representantes nacionales no volverían a ser reunidos, ninguno sin embargo podría persuadirse que los Diputados de Cortes y la mayoría de Patriotas que tanto se habían distinguido en la Guerra de la Península por sus eroicos servicios y por su adhesión a la independencia de su Pays, llegasen a ser víctimas de una mayor persecución.

Para poder formar una correcta idea de la injusticia con que estos Individuos desgraciados han sido tratados, no es necesario hacer mas que una ligera comparación de la conducta patriótica de los perseguidos con los Jueces nombrados por el Rey para juzgar a aquellos.

Los Diputados arrestados en Madrid en consequencia de los acontecimientos que empezaron el día 10 de Mayo de 1814, son los siguientes:

Sres.
Argüelles Por Asturias Ruíz Padrón Por Canarias
Martínez de la Rosa Por Granada Ramos Arispe Por México
Calatraba Por Extremadura Zepero Por Cádiz
Zorraquin Por Madrid Muñoz Torrero Por Extremadura
García Herreros Por Soria Oliveros Por Extremadura
Villanueva Por Balencia Capaz Por Cádiz
Zumalacárregui Por Guipúzcua Larrazabal Por Guatemala
Canga-Argüelles Por Asturias Dueñas Por Granada
Feliú Por Perú Giraldo Por la Mancha
Manian Por Veracruz Castañeda Por Jaén
Bernaveu Por Balencia Yandiola Por Vizcaya
Gutierrez de Terán Por México Rivero Por Perú
Gallego Por Zamora García Page Por Cuenca
Torres Mache Por Balencia Traber Por Valencia
Golfín Por Extremadura

Todos estos Individuos bien conocidos en España y alguno de ellos en los payses Extrangeros por su adhesión a la Causa de la Independencia de su Pays, fueron y continúan presos como malhechores, aunque hay entre ellos Eclesiásticos de gran dignidad y mérito nada común, Magistrados respetables, Militares cuviertos de Eridas, y en fin hombres de honor, cuyo solo crimen fué el de haver preferido el bien estar ó la felicidad de su Pays a sus propios intereses, de haver desempeñado las funciones de Legisladores en virtud de los plenos Poderes que havían recivido de sus respectivas Provincias, y de haver sancionado una Constitución, conforme al deseo general del Pueblo Español y positivamente reconocida por algunas de las Potencias aliadas mientras otras lo hacían tácitamente.

Es imposible acordarse sin dolor el atroz modo con que fue tratado el distinguido Diputado y Patriota Antillón. Las personas encargadas por el Gobierno para ponerlo en custodia aunque le encontraron en cama enfermo muy peligrosamente, lo sacaron de ella para llevarlo en un carro desde el pueblo de su residencia a la ciudad de Zaragoza, sin consideración a las Leyes de la humanidad y sordos a las reflexiones que no podían menos de excitar la deplorable situación de un hombre enfermo que murió en el carro en que le conducían antes de llegar al sitio de su destino.

Además de los mencionados Diputados fueron también presos otros individuos de carácter: entre ellos son el Almirante Valdés, que fue Governador de Cádiz durante el Sitio y uno de los más decididos Patriotas que evitó que 5 Navíos de línea, cayesen en manos de los franceses y que se cubrió de heridas peleando contra aquellos en la zelebre Batalla de Espinosa. El Teniente General Copóns defensor de Tarifa y General en Gefe del Primer Exército de Cataluña. Villacampa, Governador de Madrid y General de la División que tenía este nombre, que hizo la Guerra con tanto suceso contra el usurpador en el Sur de Aragón: El exMinistro de Guerra O'Donojú. El mariscal de Campo Porlier, también conocido por sus azañas quando vajo el nombre de Marquesito, mandava su División en Asturias, y el Mariscal de Campo Aguirre, uno de los intrépidos defensores de Zaragoza, que murió en Prisión.

Hay también entre ellos otros oficiales de mérito, valerosos como el Brigadier Don Juan Moscoso, los Tenientes Coroneles, Conde de Torre Nueva, Don Jacobo Escario, Don Luís Landaburu, Don Joaquín Escario, Brigadier Moreda, y otros.

El Teniente general Lacy fue desterrado: era General en gefe del Exército de Galicia y se distinguió mucho en la Guerra de la Península. Debe observarse por fin, que casi todos los Gefes que condugeron la Guerra con suceso, han sido desgraciados, arrestados, ó desterrados.

También están presos los siguientes Sres.: Agar, y Ciscar, zélebres Matemáticos y miembros de la Regencia; Alvarez Guerra, Ministro del Interior; Cano Manuel, Ex Ministro de Gracia y Justicia; Quintana, Secretario del Rey, e Intérprete de Lenguas; el conde de Noblejas, Mariscal de Castilla, y su hermano Don Ramón Chaves; Domenench, Gefe político de Madrid; Acevedo, de Asturias, etc., etc. Todo Diarista que siguió el carácter del Gobierno durante la Rebolución está ó fugitibo ó en prisión ó ha sido condenado a destierro ó a Fortalezas. Esto no obstante no es motivo de admiración, quando se save, que el número de personas en prisión en España por sus opiniones políticas, se supone excede de 5100.

Dejando aparte si hay en el Rey autoridad legal para juzgar los Diputados de la Nación que obraron en virtud e Poderes ilimitados que havían recivido de las Provincias que representaban en el tiempo en que la Nación havía quedado abandonada a su suerte por el Rey, es necesario, señalar o manifestar la contrabención de las antiguas leyes de España que prescriben las formas de juicio, y daremos algunas noticias viográficas de los Jueces que componen la Comisión especial nombrada por el Rey, con solo el objeto de decidir estas Causas para que el Tribunal de Alcaldes de Corte a quienes primero se dio la Comisión, reusó por 2 veces, tomar conocimiento de ellos.

En primer lugar uno de estos Jueces, Sr. Lasauca fue a un mismo tiempo Juez, Testigo y Acusador. Los principales cargos hechos a los Diputados fueron, el haver aprovado los dos Decretos de 1º de Enero y de 2 de febrero de 814, sobre la conducta que devían observar el Exército y Autoridades en caso de que el Rey se presentase en las fronteras del Reyno o rodeado de Tropas de Buenaparte o vajo su influencia. Estos 2 secretos, conocidos en casi toda la Europa y particularmente en las Potencias Aliadas, fueron altamente aplaudidos por los patrioticos sentimientos de que abundaba, particularmente el último Decreto que fue justamente zelebrado en Inglaterra por que anulava la Paz concluída en Valencey entre el Rey Fernando y Bonaparte.

Además de estos cargos de acusación, havía otro por no haver aprovado en las Cortes una moción hecha por el Presidente Ostolaza que es ahora uno de los principales consejeros del Rey. Casi todos los demás cargos como que son ridículos, los pasaremos en silencio, pero no es posible hacer lo mismo con respecto a los actos ilegales cometidos en la forma del juicio. El principal de estos actos ilegales, fue que casi todas las sentencias fueron dadas quando los Procesos estavan aún en estado de sumario, esto es, antes que el acusado pudiera defenderse, antes que pudiera presentar testigos para sus pruevas, que es lo mismo que si en Inglaterra se condenase al acusado sobre ninguna otra evidencia que la primera información, que es lo que en España se llama Sumario del proceso. Aquellos procesos en que se ha seguido un curso más regular, abundan de otras mil circunstancias superfluas entre estas una de las más chocantes, es que las personas acusadas han sido prohividas de defenderse ellas mismas en persona ante el Tribunal a lo que autorizan las mismas Leyes de España.

Se requerirían volúmenes para detallar todos los actos de injusticia cometidos en España después del regreso del Rey cuya ingrata conducta para con sus mejores defensores y súbditos, es bien conocida en toda la Europa. Lo que se ha dicho a la introducción es vastante suficiente y consideramos ahora la conducta política durante la invasión de la Península, de los Jueces nombrados por el Rey. El Presidente Teniente General Don Josef Arteaga, estuvo en Ceuta casi durante todo aquel tiempo y por lo mismo no vio un solo enemigo, que ciertamente no es un alto cumplimiento a su valor y Patriotismo. Puede pasar no obstante por un buen Patriota al lado de sus compañeros de la Comisión que se compone de otros 4 individuos además de él.

El 1º de estos es el Conde del Pinar, que al principio de la insurrección en 1808 fue embiado a Asturias para producir obediencia y sumisión al Gobierno intruso. Cumplió con su comisión con tanto zelo que estuvo a punto de ser despedazado por una conmoción popular en Oviedo, lo que fue mitigado entre otros por don Alvaro Flórez Estrada, quien era en aquel tiempo, Presidente general del Principado de Asturias, pero cuyos grandes servicios y haver sido la 1ª autoridad que declaró en España la Guerra a Buenaparte no ha sido suficiente para protegerle en la presente persecución y se halla refugiado en Inglaterra.

La 2ª persona de la Comisión Señor Galiano fue uno de los Jueces de la Junta Criminal establecida en Madrid por el Gobierno francés (parece que ha sido siempre su suerte perseguir los Patriotas). En 1809 perseguía en nombre de Josef Napoleón los defensores de la independencia de su pays, y en 1814, vajo Fernando 7º, condena como criminal a los Patriotas que pelearon en la misma Causa.

El 3º, Señor Lasauca que como hemos dicho arriva aparece vajo triple carácter, de Informante, Testigo y Juez, firmó una humilde y respetuosa exposición que el Consejo de Castilla dirijió a Buenaparte en la que pedía a un individuo de su familia por Rey de España.

El 4º es el Sr. Mosquera, Auditor de la Audiencia de Caracas, quien, quando llegaron las noticias a aquel Pays de la abdicación de Carlos 4º y Fernando 7º en Bayona, hizo quanto estuvo en su poder para que Murat fuese reconocido en Caracas como General viceRegente del Reyno.

Es necesario observar que estos Caballeros, prestaron el juramento a la Constitución sancionada por las Cortes, el 1º como miembro del Consejo de Castilla, el 2º y 3º como Diputados, y el 4º como Presidente de la Regencia, lo que ha dado motivo a una de las más singulares concurrencias que puedan imaginarse y es la siguiente:

En la Causa del almirante Valdés uno de los cargos fue: ¿Por qué hizo Vm. jurar la Constitución en Cádiz?. a lo que respondió el Almirante: ,,porque me lo mandó hacer así el Sr. Mosquera, presidente entonces de la Regencia y ahora Juez de mi Causa,,

Algunos individuos aunque no muchos, han conseguido librarse de la persecución tomando asilo en Payses Extrangeros. Los más distinguidos entre ellos son: El Conde Toreno, Diputado de Cortes bien conocido en Inglaterra vajo el Titulo de vizconde de Matarrosa, pues que fué el primer agente diplomático que bino a este Pays solicitando asistencia para la Guerra contra Buenaparte: Sres. Isturiz, Díaz del Moral, Quartero, Rodrigo y Caneja, Diputados de Cortes, Sr. Lujando, Ministro de Estado, los Governadores de Segovia y Santander y algunos otros Individuos sin excluir en esta lista los 2 Generales Mina, de los quales el 1º levantó en Navarra la División que tenia su nombre, y el 2º le sucedió en el mando quando el otro fue hecho prisionero ~

Los diputados sancionados no fueron firmantes de aquel Manifiesto de 1814, en el que se pretendía informar acerca y proponer unas reformas. Hubo otro documento, el Decreto de 4 de mayo, dado por Fernando VII desde Valenia, en su viaje de entrada en el reino Los 69 "persas"