Make your own free website on Tripod.com

MORILLO y MORILLO, Pablo

"El león de Sampaio"
Conde de Cartagena y Marqués de la Puerta

Nació el 5 de mayo de 1775, en Fuentesecas, jurisdicción de Toro (Zamora). El 19 de marzo de 1791 sentó plaza de soldado en el Real Cuerpo de Marina, participa en el desembarco de la isla de San Pedro, en Cerdeña. En el sitio de Tolón resulta herido y el 13 de agosto de 1794 esta al Cabo Morillo en las posiciones de Cullera; en el sitio del castillo de La Trinidad, en Rosas. El ascenso a Sargento Segundo lo obtiene en octubre de 1797. Embarcado en el navío San Ildefonso participa en la batalla de Trafalgar, donde nuevamente cae herido y es hecho prisionero. Poco después de iniciada la guerra contra los franceses, el 2 de junio de 1808, asciende a Subteniente del Regimiento de Infantería de nueva creación, "Voluntarios de Llerena".

El 19 de julio de 1808 tiene lugar la batalla de Bailén y en ella se encuentra Morillo aunque desconocemos cual fue su actuación en ella, que suponemos no destacaría al no hallar indicio alguno en los partes de aquel día. No obstante pudiera suceder que por algún acto de aquel día, Castaños desde entonces fue su mejor valedor.

En enero de 1809 lo encontramos llevando a cabo acciones de descubierta por Extremadura y Andalucía, al mando de unos 300 hombres reunidos de entre los desertores y dispersos. Así su partida ataca el puente de Almaraz, en el del Conde. En Calzada de Oropesa es ascendido a Teniente y antes de un mes a Capitán.

El capitán Morillo es enviado por la Junta de Sevilla a Galicia en el mes de febrero con el encargo de propagar la alarma y organizar Cuerpos que impidan el asentamiento de las tropas francesas, después de los sucesos de La Coruña y que amenazan la llegada de refuerzos y auxilios por los puertos gallegos.

El 27 de abril los patriotas gallegos, ocupados en el sitio de Vigo, proclaman Coronel a Morillo. Intimida al Comandante francés y mantiene conversaciones con el Capitán de Fragata británico Mac Kinley, jefe del bloqueo marítimo. Su ascenso fue debido a la perentoria necesidad de hallar un jefe único al que se entregase la capitulación francesa, requisito que imponía el coronel Chalot para entregarse. Los hombres de Morillo atacan las puertas del recinto de Vigo y en dos horas logran que los franceses entreguen la ciudad. Tras la capitulación, el coronel Chalot, cuarenta y cinco de sus oficiales y más de 1.200 soldados quedaron prisioneros, también quedaron en poder de Morillo los pertrechos y la Tesorería gala que ascendía a unos 150.000 francos oro.

Luego vienen las acciones de Tuy, donde salió malparado. La batalla de Ponte Sanpaio, enfrentándose al mariscal Ney, e infringiéndole unas pérdidas de no menos de setecientos hombres, donde nacería el Regimiento de Infantería "La Unión". Prosigue su victoriosa marcha con la batalla de Las Galanas (Teo), y la toma de Santiago de Compostela, que significarán todas ellas el impulso preciso para expulsar a los franceses de Galicia.

Morillo y sus hombres abandonan Galicia y se dedican a tomar parte en acciones como la de Tamames, Medina del campo, Alba de Tormes. Así llega el año 1810 y nuevamente se encuentra por tierras extremeñas realizando movimientos sin que ocurran sucesos de importancia.

El 14 de marzo de 1811 es promovido a Brigadier, por decreto del Consejo de Regencia, y el 3 de julio de 1813 a propuesta de lord Wellington es ascendido a Mariscal de Campo por los méritos obtenidos en la batalla de Vitoria, al asaltar al mando de la 1ª Brigada, la posición de la montaña de La Puebla, alcanzada la dura cota, Morillo es herido. Luego llegará la 2ª Brigada y con el apoyo del 71º Regimiento británico y un batallón de Infantería ligera, al mando ambos del coronel Cadogan.

En 1814 por indicación del general Castaños, pasó a ser Capitán General en Venezuela con la especial orden de conservar las provincias de la Costa Firme, quizás en ese momento ocurra con los patriotas lo mismo que cuando unos años antes llegaran los ejércitos franceses a España. De cualquier sitio saldrían patriotas americanos con el deseo de defender su patria. La fuerza española salió de Cádiz, el 17 de febrero de 1815, creyendo sus componentes que se dirigían a socorrer la Plaza de Montevideo. Hasta el día 25 en que ya se encuentran navegando, sin posibilidad de que nadie pueda comunicar al enemigo cual es el destino real de la expedición, no sabrán que el destino real es la Costa Firme. A punto estuvo de haber un motín, evitado por la entereza de Morillo.

Sus acciones son diversas: Valencia, Puerto, Cabello, Caracas, desembarco de Santa Marta, marcha a Santa Fé de Bogotá, sitio de Cartagena de Indias, etc. En febrero de 1816 entra en Cundinamarca y se apodera de la provincia de Tunja. Llegará el año 1818 en que Morillo con su retirada de Calabozo y la pasada victoria en la batalla de la Puerta, gana el título de marqués de La Puerta, después del título de conde de Cartagena. La batalla de Boyacá decidió la suerte de Venezuela y de Nueva Granada, que finalizará las acciones militares con el tratado que firmarían Morillo y Bolivar en Trujillo, en la noche del 25 de noviembre de 1820. El 3 de diciembre se embarcará en la corbeta Descubierta, y llegará a Gran Bretaña el 12 de marzo de 1821. El 13 de abril llega a Madrid, y el rey le asciende a Teniente General por los méritos contradices en la expedición del Río de la Plata.

Fue nombrado Capitán General de Castilla la Nueva, el 4 de mayo de 1821, son momentos de grandes tensiones populares y dimite al año siguiente. El 19 de octubre de 1822 es detenido en Zarza de Plasencia, y llevado a la cárcel de Madrid y es nombrado para el mando superior en Galicia, donde también dimite en el año 1824, embarcándose en La Coruña, el día 1 de enero de 1824 trasladándose a tomar baños en Baregés a pocos kilómetros de Argelés, en Francia, como separado del Ejército. Una vez repuesto de sus padecimientos se retiró a vivir a París.

Cuando la amnistía del decreto de 19 de noviembre de 1830 retornó a España y fue restituido en los honores y distinciones que tenía el 7 de marzo de 1820. Morillo recibió el Real decreto en Bayona. Su quebrantada salud se resistía y por ello solicita permiso para tomar baños medicinales en Andalucía. Queda de Cuartel hasta que en noviembre 1832 de nuevo pasa a ser nombrado Capitán General de Galicia, que abandonará por motivos de salud en 1835 para reponerse en Madrid. Solicita permiso para tomar baños medicinales en Baregés, y en agosto de 1836 se traslada al balneario donde fallecerá el 27 de julio de 1837, a las once de la noche.