Make your own free website on Tripod.com

MONCEY, Bon-Adrien Jannot de

Mariscal del Imperio. Duque de Conegliano

Nació en Moncey (Doubs), cerca de Besançon, el 31 de julio de 1754. Cuando contaba 15 años, para desesperaciñón de su padre, abogado del Parlamento de Besançon, se enrolaría en el Ejército. En 1785 ascendió al grado de Teniente y cuando le hallamos en 1791, aun era Capitán.Como Comandante de un Batallón de Cazadores se encontrará por primera vez en España, durante las campañas de 1793 y 1794, tomando parte muy activa en las operaciones de los Pirineos y Navarra. Sería otro de aquellos generales que saldrían durante y después de la Revolución. Ascendido en agosto de 1794, en octubre vence a las tropas españolas en la batalla de Villanova, ocupando Navarra y las provincias de Guipúzcoa y Vizcaya, entrando en Bilbao el 19 de julio de 1795. Sus acciones propiciarán el armisticio de San Sebastián y la paz de Basilea, quel mismo año.

Puesto al mando de la costa de Brest, en 1797, después del 18 de Fructidor, es denunciado como proclive a la causa realista y por ello el Directorio le destituye. Retirado en una villa del campo, en 1799 es llamado nuevamente y tras la toma del Estado, el 18 de Brumario, se le encomienda el mando del Ejército de Italia, compuesto de unos 20.000 hombres. En la campaña de 1800 vence a los austriacos en las batallas de Monzambano y Roveredo, prosigue luego en la campaña contra los grisones y en agosto, rehusa participar en la ocupación de los Estados Pontificios, a las órdenes de Murat. Vuelto a Francia, Bonaparte le reprende y es nombrado Inspector General de la Gendarmería, puesto en el que transcurrirán 15 años de su vida militar.

En 1804 es nombrado Mariscal del Imperio, volverá a España en 1808, tomando parte en las etapas de Valencia, venciendo en el paso de Almansa, pero siendo derrotado por la partida que mandaba en la defensa de la Puerta de Cuarte, en la capital valenciana, por el popular guerrillero “Palleter”, y más tarde, en 1809, tomando activa participación en el sitio y rendición de Zaragoza. Recibe como premio el título de Duque de Conegliano. Curiosamente ya no volvería a ostentar mando alguno en operaciones de importancia, y retornará a Paris, donde el 30 de marzo de 1814 contribuirá a la defensa de la capital contra los aliados que les asedian. Durante la primera Restauración, tras la abdicación de Napoleón, se adhiere al partido Real y es nombrado Par de Francia, por Luis XVIII. En 1823 mandaría el IV Cuerpo de Ejército en España, formando parte de aquel ejército de los Cien Mil Hijos de San Luis, que entró por Cataluña.

Tras el retorno de Napoleón desde la isla de Elba, Moncey será confirmado como Par. Cuando nuevamente llega Luis XVIII, éste le concede el retiro.

Moncey presidirá el Consejo de Guerra que le hacen al mariscal Ney, y dirigirá una carta al Rey rehusando el cargo, lo cual motiva que este le destituya y ordene su prisión, aunque el Comandante prusiano del fuerte de Ham, rehusó a su vez a su encarcelamiento, permitiéndole ocupar una habitación en el propio castillo, donde podía hacer la vida que le placiese.

Nuevamente Luis XVIII, el 3 de julio de 1816 le restituye el bastón de Mariscal, y el título de Par de Francia, en 1819. Luis Felipe le nombró en 1833, gobernador de los Inválidos, encargándose de recibir en diciembre de 1840, las cenizas del Emperador.

Fallecería en París, el 20 de abril de 1842, tenía 88 años de edad.