Make your own free website on Tripod.com

No se si el dato llegará tarde para tu conferencia; no obstante y gracias a la esencial indicación que nos hizo nuestro amigo Armando, señalando como posible víctima de la tortura al general Alvarez de Castro, hemos hallado la siguiente referencia:

Revista de Historia Militar, núm. 14 (1963), "La misteriosa muerte del general Alvarez de Castro", de José Rico de Estasen, pág. 112.

Durante el Sitio de Gerona, junto al general don Mariano estuvo el

capellán don Silvio Branchs. Este canónigo posteriormente a los sucesos hizo una declaración en la que dice:

"... Colocado que estuvo el caudillo en el calabozo, le pusieron

guardia, destinándole un centinela con bayoneta armada a cada lado oara que le impidiesen el sueño, y con tanta exactitud lo cumplieron, que al venirle el sueño, uno de ellos, le acometió con un golpe de bayoneta; con tal herida el paciente se revivía, pero no tardando el sueño en vencerle, el otro centinela le acometía del mismo modo. Y así iban alternando en martirizarle por manera que su cuerpo empezó a padecer contínuas convulsiones. Estando en tan deplorable estado entre el sueño, el martirio y la muerte, llegó la hora de mudar la guardia. Entonces el Sargento entrante, al ver aquel tan triste espectáculo, aquel martirio tan atroz, se horrorizó con sombra de compasión,y en tono de lastimosa exclamación dijo que no tenia valor para presenciar un cuadro tan horrendo, y que más valía que muriese de una vez. El sargento se fue a buscar un vaso con agua, en que puso veneno, lo llevó al paciente, le dijo que bebiese, bebió; a poquísimo rato las convulsiones se le exaltaron más y más, y en tan amarguísimo estado, dentro de breves instantes, rindió el alma al Divino Redentor."

En la placa conmemorativa que existe hoy en día en la celda donde estuvo preso y fue torturado, dice su texto:

"Martirizaronle sus guardianes, no permitiéndole dormir, y ya en la agonia, lo sacaron para conducirlo a la plaza que tan heroicamente supo defender, donde había de sufrir la pena de muerte vil, en la horca. Dios fue clemente con el héroe y le llamó a si antes de que sufriera muerte infamante." (En la pág. 114 del mismo trabajo).