Make your own free website on Tripod.com

Realmente desconocemos si Lorenzo María de Parra y Villaba, vivía en aquellos días cuando se promulgó la Real orden de 4 de junio de 1815, que decía:

"A LOS DEFENSORES DE TARIFA: Bien enterado el Rey N. S. de los señalados servicios que durante la defensa de la débil y mal artillada plaza de Tarifa, sitiada en diciembre de 1811 por fuerzas enemigas muy superiores en número, hicieron para su conservación las tropas destinadas a la referida defensa, así interior como exteriormente, pertenecientes unas y otras al Cuarto ejército, y lo mismo las cortas fuerzas de mar de su apostadero, pues que con su disciplina, constancia y bizarría, consiguieron frustrar el impetuoso orgullo de las enemigas, rechazándolas en el asalto que dieron después de tener abierta una espaciosa brecha, y poniéndolas en la precisión de abandonar su empresa con pérdida de gente y de toda su artillería; y queriendo S.M. dar a cuantos individuos de armas contribuyeron a la defensa de la expresada plaza un público testimonio de su aprecio y de los satisfecho que se halla de sus buenos y distinguidos servicios, ha venido (entre tanto que adquiere noticias nominales de los sujetos dignos de premio por acciones particulares) en conceder a todos una cruz de distinción, que se compondrá de cautro aspas esmaltadas de color de naranja, con tres globitos en los remates de cada una, teniendo sobre la principal una corona mural, pendiente de una cinta de color azul celeste con un filete a los cantos de color de naranja, y el centro de la cruz será circular, esmaltado de azul, con el lema siguiente: A los defensores de Tarifa . Debiendo de ser de oro para los Generales, Jefes y Oficiales, y de plata para las demás claeses, etc., etc. Madrid, 4 de junio de 1815"

Si así fuese, y es muy posible, Parra solicitaría como siempre se hacia, la Cruz de distinción para él y para quienes a su órdenes formaban en aquellos días del ya lejano diciembre de 1811. Evidentemente en el Decreto se especifica claramente que las fuerzas sutiles de Tarifa participarían de los honores que algún tiempo después les concedióel Rey.

Lorenzo María de Parra y Villalba, natural de Tarifa (1774), era hijo de Sebastián de Parra y Arcos, Alférez de Milicias Urbanas de aquel lugar. Ingresó en la Armada Real en 29 de julio de 1790.

Para un estudio más extenso, su expediente en el Archivo General del Ministerio de Marina tenía (supongo que la mantendrá) la signatura E.1.931.